sábado, 25 de abril de 2009

LA PRIMERA VEZ QUE ESCUCHÉ LA MÚSICA DE "PETER KATER" (PIANISTA)

Hace ya unos pocos años fui invitado por el Departamento de Estado a visitar durante tres semanas Estados Unidos, con el objeto de conocer la realidad ambiental norteamericana y los mecanismos de interacción entre los distintos agentes públicos y privados en esta materia. Y de paso, difundir lo que estábamos haciendo en Chile. El programa de trabajo se desarrolló en la capital, Washington DC, y en ciudades y lugares en los estados de California, Washington, Massachussets y Nueva York. Estados Unidos es un gran país, y su pueblo una gran nación. Siempre lo he sentido de esa forma y aquella vez, en el que fue mi primer viaje, no podía sino estar emocionado de hacerlo, y más por la invitación mencionada. Después de unos días en Washington DC, volé a California, para posteriormente dirigirme hacia el norte, a la ciudad de Seattle, Estado de Washington. 

Era el mes de marzo, por lo tanto comenzaba ya la primavera, de tal forma que no obstante el frío, la temperatura era agradable. Esta ciudad tiene un entorno natural espectacularmente bello. Seattle se encuentra frente a un enorme estuario, desde el que se puede divisar el “Olimpic National Park” (que no pude sobrevolar, invitado por "Sierra Club"- por condiciones meteorológicas,). Durante mis momentos libres, aprovechaba de caminar y “filmar” cuanto paisaje me pareciera fascinante, tratando de inmortalizar y capturar un “momento” de ese viaje. Las puestas de sol tras las montañas,… sencillamente colapsaban mi espíritu, sensible a la belleza natural. 

(foto de Dean Forbes)

En algún momento, mientras caminaba por los muelles en la tradicional “Alaskan Way”, divisé una pequeña tienda de souvenirs indígenas. Y partí a curiosear. Debo reconocer, además, que esto de comprar pequeños recuerdos de cada lugar por el cual paso y que tiene alguna significancia especial, es una debilidad crónica. Y allí, mirando por aquí y por allá, destelló uno de mis objetivos centrales: discos compactos (CD),…”música”, en lo posible representativa del lugar. 

Escogí un par de CD’ s con música autóctona, uno de ellos especialmente recomendado por el encargado de tienda. Ya una vez fuera, enfundada y guardada mi filmadora, apareció otro de mis imperdibles acompañantes electrónicos en todo viaje: el “CD player” (Hoy “MP3 player”). A pocos metros de la tienda, inserté uno de mis nuevos “tesoros”, musicales,  especial por haberlo comprado precisamente allí: y esta fue la primera vez que escuché a “Peter Kater”. 

Una vez iniciado el CD, ocurrieron dos cosas: la  belleza de la música enmudeció mi espíritu,… todo quedó en silencio mientras, a través de los audífonos escuchaba el piano, en una fuerte, melódica, intensa y delicada interpretación que fue paulatinamente matizándose en un hermoso diálogo con una flauta indígena. Ese fue mi primer contacto musical con “Peter Kater”: “improvisations in concert” (1996) Peter Kater, al piano, y Carlos Nakai, flauta indígena. 

Ese momento y muchos que siguieron durante este especial viaje fueron mágicos, gracias a las “improvisaciones” espectaculares de ambos músicos, en especial de Peter, quien con soltura me hablaba a través de los acordes y notas en el piano. Siempre he pensado que el piano es una orquesta completa en un solo instrumento. En Peter Kater, he encontrado una cualidad que se refleja en cada melodía que interpreta: su especial y enorme sensibilidad. “Todas” las piezas musicales compuestas por este gran artista son para “sentirlas”. La música le fluye desde el alma, y es capaz de transmitirla con intensidad cuando la interpreta. Siempre me llamó la atención, en este CD, el “diálogo” entre piano y flauta. Especial aprecio tengo por la hermosa y matizada interpretación de Peter en “Asheville”. 

Escucharlo es una fiesta ya que los acordes del piano asemejan, algunas veces, una intensa y tempestuosa lluvia de notas musicales que se desparraman y otras, una delicada llovizna que va humedeciendo un verde prado. Peter es capaz, también, de representar musicalmente una pequeña gota de rocío que baña los prados en las mañanas otoñales cayendo desde el pétalo de una flor, cuando unas breves notas y silenciosos momentos de pausa, dan lugar al ingreso de unos breves acordes de flauta indígena, que con la misma suavidad – o intensidad –le da continuidad a esta hermosa sinfonía que une espíritu y naturaleza a través de la música. Y fue así que seguí conociendo las bellezas de Seattle, para después seguir a “Spokane”, también en el Estado de Washington,.. tierra de ancestrales tribus indígenas,  honradas por la cultura local. De hecho, mi imagen de tales parajes la construí desde la identidad que la música de Peter Kater, sumada a la expresión arquitectónica, artística y cultural de sus habitantes, me permitió definir, con una enorme presencia de historia de indígenas americanos que alguna vez dominaron dichas tierras.

Nunca más dejé de escuchar este, que fue el primer CD de Peter, y siempre ha sido un canal de expresión que muchísimas veces me ha permitido estar en paz, cuando escribo sobre materias ambientales, o simplemente cuando necesito una fuerte conexión con la naturaleza. Y siempre recuerdo el momento que acabo de narrarles, ya que allí también tuve similar encuentro musical con “Michael Jones”, otro eximio y virtuoso pianista e intérprete de este género.

En un segundo Blog continuaré rindiéndole un merecido homenaje a este talentoso compositor y pianista que es êter Kater. Allí les contaré “donde" y en que circunstancias, varios años después, “encontré” un segundo y un "tercer" CD de Peter, después de buscar infructuosamente sin encontrar ninguno a la venta, durante al menos cuatro o años. En Latinoamérica la música “new age” - aquella verdadera y con los más clásicos intérpretes de este género- es difícil de encontrar, y se confunde fácilmente con música de “relajación”. 

Les invito a disfrutar una de las últimas y destacadas improvisaciones de Peter Kater.

video

Sergio Praus
Desde la magia del estrecho de Magallanes, en Patagonia chilena
Para los seguidores de "INDICUM"

1 comentario:

  1. Peter KAter es Nobleza que nos inspira respeto y admiración..Sergio nos debemos una larga conversación..cariños ANDREA

    ResponderEliminar